Medios impresos vs. Medios digitales


 Las 10 “R” entre el periodismo impreso y el periodismo digital

Internet y los medios tradicionales ahora conviven juntos. Del odio pasaron al amor. Y parece que una separación es poco probable. Pero como en toda relación, siempre hay problemas.

El mayor logro semántico del 2010 fue la distinción entre IMPRESO Y DIGITAL o web, al menos en el ambiente en el que nos desenvolvemos. La cosa es así. Ahora la gente – insisto al menos en el medio en el que nos desenvolvemos, el de la comunicación- sabe de qué se trata el IMPRESO (Diario en papel) y DIGITAL (la versión web). Los conductores de radio y TV ayudaron bastante para esto. Es común escuchar ahora por ejemplo: “El diario X en su edición digital señala” o “El diario X en su edición impresa señala”, diferenciando claramente que son dos cosas distintas. En el caso de Última Hora, son productos distintos. Última Hora impreso es solo Última Hora, y su versión web es ULTIMAHORA.COM.

En Paraguay no se puede hablar aún con fuerza de la relación entre los periodistas de TV o de radio con Internet. Hay un pequeño involucramiento en lo que se ha en red, pero es básica. En pocas palabras, los periodistas que trabajan en TV o radio no realizan (aún) materiales para la edición digital. Para los sitios están contratando periodistas exclusivos para esas áreas o son los mismos productores quienes generan contenidos o mantienen las cuentas en las redes sociales.

La tarea que desarrolla cada periodista de TV o radio, cada uno en su formato, y los que hacen los que mantienen los sitios y están conectado con las redes, aún va por líneas separadas, aunque en el 2011 es probable que la relación de periodista TV-radio con el digital de su propio medio sea mucho más fuerte. Es más, es probable incluso que los periodistas tengan que generar también contenidos para internet. Pero eso lo veremos en otro momento.

Esta introducción la hago para explicar que este capítulo se refiere en exclusividad a la relación de los periodistas de un diario impreso con los periodistas del área digital de una misma empresa.

 Uno de los principales dramas de los medios impresos que empezaron a apostar también en la red, fue la relación entre los periodistas del papel y del digital. En 2009  había armado para una presentación en la Universidad Católica de Asunción (UCA) lo que llamé “Las 10 R del periodismo impreso y digital”, como una suerte de ítems que explicaba el problema que se estaba atravesando en ese entonces y las soluciones posibles. Este listado lo usaré para ir describiendo nuestro momento.

 

Aquí vamos con “Las 10 R”

 1.      Reporte o noticia. Se nos pasó una noticia: llegó el periodismo Digital y nos dimos cuenta. Nunca lo reportamos como noticia.

Sobre este punto ya no podemos hacer mucho. No lo reportamos como noticia, es cierto. Se nos vino encima. El desafío ahora es explicar con mayor detalle qué es lo que se está viviendo y qué es lo que nos espera. El periodismo digital es una realidad en Paraguay. Se mezcló aceleradamente con lo que veníamos haciendo. Ya es tarde para lamentos. Es hora de ponernos en campaña para sacar lo mejor de este nuevo estilo de hacer periodismo.

2. Rechazo. Resistencia, rechazo hacia el trabajo en la red. “Digital nomás es”.

 El tema empieza a ser superado. Con la presencia mucho más fuerte de los medios digitales, con actualizaciones permanentes e incluso con noticias de impacto con repercusiones en los impresos, los periodistas de los medios tradicionales comprendieron que no se simplifica en “digital nomás es”, algo bastante común en años anteriores. Se entendió, al menos en gran parte del mundo periodístico paraguayo, que Internet es un nuevo medio de comunicación. Ya no se discute si son o no importantes los medios digitales. Se discute qué impacto tienen. 

3.      Resentimiento. Es mutuo. El infierno en las redacciones.

Sigue existiendo resentimiento. Y es mutuo. Y las redacciones siguen siendo un infierno, aunque la elevada temperatura ha disminuido considerablemente. Es extraño esto. Los periodistas digitales saben que necesitan de sus colegas del diario impreso, y los del impreso saben que necesitan de los digitales. Pero se envidian y se odian. Tratemos de explicar las razones. Ojo, aclaremos primero que hablamos de manera general, porque se dan casos extraordinariamente buenos de excelente relación y coordinación.

La rivalidad, el resentimiento, podría explicarse por la envidia, sana tal vez, común entre los periodistas. Los que están en el digital desean ser reconocidos como los del impreso, algo bastante común, principalmente entre los jóvenes (buena parte del plantel de los medios digitales lo integran jóvenes). Los tradicionales quieren ser como los digitales, para manejar las nuevas tecnologías, estar preparados para “lo que se viene” (o ya llegó); no quieren quedarse fuera y sienten que este nuevo formato es una verdadera amenaza para su bienestar laboral.

Los digitales, a veces, se sienten los “amos” de la comunicación. Los del impreso replican con “qué experiencia tienen”. Al final de todo, nadie gana, todos pierden. 

4. Recelo. Los de la prensa tradicional creen que los del digital son los nuevos mimados.

En todos los medios existen mimados. Pueden ser los de la sección política, los del departamento de investigación, los de deportes, sucesos, o los que cubren la farándula. Solo depende del medio en que uno está.

Ciertamente buena parte de las inversiones de los medios han apuntado en los últimos años hacia la infraestructura para sus equipos del digital. Computadoras, teléfonos, mejor conexión de internet, etc. Pero no se ve, o no se quiere reconocer, que los impresos siguen teniendo la mayor parte de la inversión, y sigue siendo la prioridad.  

5.      Reemplazo. Se lanzó la idea de que el digital desplazará al impreso.

El digital no desplaza de ninguna manera al impreso, lo transforma. Los medios impresos seguirán, al menos en Paraguay, bastantes fuertes por muchos años más, aunque es sabido que cae cada vez más la cantidad de impresiones. Aún así son los que tienen mayor peso y los que determinan la agenda periodística.

Las reglas del mercado, en medio de todo esto, van cambiando.  Ello requiere que los medios analicen su futuro como tales. El periodismo seguirá siendo el mismo, seguirá teniendo su mismo rol. Definir el formato en el que cumplirá su misión es el desafío. Indudablemente un trabajo conjunto es, de momento, la mejor salida y el resguardo para todos.

6.      Rectificación. Comprender que el periodismo digital es una realidad, pero que no es todo.

Se ha comprendido que la comunicación digital se instaló en Paraguay. Pero nos queda mucho por recorrer. Se ha logrado que los medios tradicionales comprendan esta realidad. Ahora se debe bajar de las nubes a los del digital. Un sitio actualizado no es todo. La escasa experiencia en el campo hace que se siga mirando a los impresos como los hermanos mayores. Sin el soporte de los medios tradicionales, sin la marca, los sitios digitales directamente ligados a sus impresos, no podrán hacer mucho, de momento, al menos. Las versiones digitales deben entender que “la marca” está asociada a lo que por décadas se hizo en el impreso.

7.      Reciprocidad. Trabajo unificado, recíproco. Los dos se necesitan.

Insisto más sobre el tema. No es nuevo decir que todo trabajo en equipo sale mejor. Entonces no será nuevo señalar que los medios tradicionales y los que trabajan en ellos, y los medios digitales con los que ahí trabajan, deben trabajar de manera coordinada, unidos para un mejor producto.

Los mejores trabajos especiales que ULTIMAHORA.COM publicó en el 2010 se realizaron de manera coordinada con UH impreso y con el Centro Informativo Multimedios (CIM). Y cito un caso como ejemplo: La evasión fiscal de Óscar González Daher con sus propiedades en la ciudad de Luque. El trabajo de investigación lo realizaron los del diario impreso, conjuntamente con los del CIM y se sumó a la tarea el equipo de ULTIMAHORA.COM. El resultado fue impecable. La primera investigación en Paraguay que se publicó simultáneamente en tres formatos en el mismo momento: prensa escrita (Diario Última Hora), prensa digital (ULTIMAHORA.COM) y prensa televisiva (Telefuturo). Fueron tres tipos de presentaciones. La que le tocó a la web fue una presentación especial con infografía interactiva  sobre el caso. ¿Qué pasó? Sencillamente se dejaron los prejuicios de lado y se trabajó de manera conjunta y coordinada. Se entendió que así se llegaba a tres públicos distintos.

Ahora bien, no debe ser confundido el trabajo “conjunto” con una “extensión en la web”. Lo que se lleva a la web no debe ser una “extensión nada más” de lo que se publica en el impreso, o en un canal. La gente quiere un producto diferenciado, especial en Internet. De lo contrario, o compro el diario impreso o veo TV, total, será igual. Nadie lee o ve dos veces lo que ya leyó o vio. Obviamente llevar lo que se publica en el impreso o en la TV a la web es bueno, pero mucho mejor será si la publicación tiene un condimento especial y está presentado según el esquema que tiene este nuevo medio de comunicación.

8.      Reconciliación. Mejorar la relación entre las dos áreas.

Vivimos un periodo de reconciliación entre los periodistas tradicionales y digitales, aunque existan aún resentimientos leves, envidias, errores, desaciertos y parezca un infierno. Los periodistas viven una época propicia para fomentar el trabajo coordinado. Entendieron que una buena presentación en el impreso y una buena en la red, es fundamental para llegar con más fuerza a la gente.

Esta reconciliación depende mucho sí de los dueños y de los administradores de medios. Deben entender que los impresos no pueden seguir siendo exclusivamente la prioridad, y que tampoco jugándose del todo solo a la versión web es el camino. Deben entender que la fuerza de una marca debe ser extendida por todos los formatos posibles.

Hay cosas que deben ser definidas de manera urgente. Es momento de pensar, por ejemplo, qué compensaciones deben tener los que de alguna manera realizan un trabajo doble (los del impreso).  

 9.      Recuperar el tiempo perdido. 

En Paraguay los medios digitales y los tradicionales empezaron a tratar de recuperar el tiempo perdido. Los periodistas también.  Es así que tenemos hoy numerosos colegas muy activos en Internet, sobre todo en las redes sociales, o colaborando con la versión web. Los medios impresos deben definir qué tipo de Redacción desean armar. ¿Redacciones conjuntas? ¿Redacciones separadas? ¿Redacciones mixtas? Una vez definido este aspecto, el tiempo que se perdió se recuperará mucho más rápido.

 10. Repensar el periodismo. ¿Qué periodismo hacemos?

Este es un punto que me agrada. Y es un punto bastante capcioso. Lo he planteado en numerosas ocasiones y las respuestas casi siempre fueron iguales. Que el periodismo en Internet  es el futuro, que los periodistas deben conocer todo sobre tecnologías, que los periodistas deben manejar cuentas en las redes sociales, que los periodistas deben estar siempre con una computadora portátil, internet, teléfono de última generación, etc, etc. Ninguna de estas respuestas es incorrecta. Sin embargo, no es la esencial, ni necesariamente obligatoria para determinar qué periodismo debemos hacer, ni qué periodismo hacemos.

La respuesta es mucho más sencilla. El periodismo es, sigue y seguirá siendo lo mismo: periodismo. Debemos pensar en el periodismo, hacer periodismo, cumplir con nuestro rol. Lo que debemos pensar está centrado en qué formato transmitiremos las noticias, los reportajes, las entrevistas. La esencia de periodismo es la misma, debe ser la misma. Cuando ya en pleno auge de la prensa escrita, apareció la prensa radial y se “repensó” en qué tipo de periodismo desarrollar;  ya consolidados la prensa escrita impresa y la prensa radial, apareció la televisión y de vuelta se “repensó” en qué periodismo desarrollar. No cambió nada. Ahora, Internet, un nuevo medio de comunicación, otra vez nos hace “repensar” qué periodismo desarrollar. La respuesta será la misma: Periodismo, en su esencia natural. Un periodismo destinado a lo social, a ser contralor, a informar, a ser nexo entre la sociedad y la misma sociedad. Lo que se suma es un nuevo formato. Lo que cambia, si se quiere usar la palabra cambia, es el formato. Se transforma la manera de presentar las noticias. Es más acelerada, es más interactiva (la interactividad siempre hubo, aunque ahora de manera más ágil y fuerte). Este es el estadio ideal para “replantearnos” hacer periodismo, si no lo estamos haciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: